top of page

Bailar no tiene edad

Muchas veces me han escrito preguntado si hay límite de edad para tomar mis clases de danza, o cosas como “soy mayor, ¿podré tomar las clases?” o consultas como “¿de qué edad son tus alumnas?” como para saber si pueden tomar la clase sin necesariamente ser un veinteañera. Otras personas llegan tímidas con un montón de excusas “nunca he hecho nada”, “soy muy floja”, “no tengo elongación”, “soy súper tiesa”, etcétera. La verdad es que mi respuesta es siempre “todo el mundo puede bailar”, las limitaciones están solo en la mente.


En mis clases de danza polinésica son todas bienvenidas, hablo en femenino, porque sólo hago clases a mujeres, o quienes quieran aprender la danza tahitiana femenina, ya que los hombres tienen sus propios pasos y movimientos en los que no he profundizado.


La danza no discrimina por edad, sexo, religión, color ni creencias, ya que ha sido hecha para todos, la única limitación está en la cabeza y en el pensar que no puedes.


El Ori Tahiti (danza tahitiana) es una disciplina exigente, que requiere de disciplina y paciencia, ya que muchas veces un paso que se ve simple puede costar meses sacarlo, pero esto no es un impedimento para no intentarlo. Si eres paciente y te enamoras de esta danza, vas a perseverar y lograrás lo impensado, si crees que no es para ti, que no va contigo ni tu cuerpo, pues se valora también y siéntete feliz de haberlo intentado y haberte dado el tiempo.


Aprendamos a conocer nuestro cuerpo, a conocer sus límites y a darle la oportunidad de expresarse, nunca es tarde, tengas la edad que tengas, seas flaca, gorda, alta, flaca, el cuerpo es un mundo infinito para conocer y descubrir, esta sociedad está permanentemente preocupada de la mente, todo es mente, intelecto, pero ¿el cuerpo? ¿lo hemos olvidado?



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page