top of page

Compartiendo una reflexión sobre la danza

Hace unos días vi una entrevista a una persona ligada al mundo de la cultura Polinesia en Chile, lleva muchos años haciendo un lindo trabajo y sin duda muy profesional y respetuoso, sin embargo, me resonaron muchas de las cosas que dijo y que me llevaron a querer transmitir lo que pienso y siento.


Actualmente somos varias profesoras enseñando danzas de la Polinesia, cada una con su estilo y formas de enseñar, sin embargo, juzgar sin conocer el trabajo que se hace, el estudio, la dedicación y la pasión que se le ha puesto a un oficio, no me parece ético ni responsable, esos juicios se los dejo a quienes han tomado clases con una u otra profe, a quienes han visto de cerca el trabajo, no a alguien que habla desde la vereda de al frente, son las mismas alumnas quienes tienen el derecho a opinar si le gusta el trabajo de una profe, si lo hace con respeto o si simplemente está vendiendo humo, como se dijo en la entrevista.


Yo no me sentí aludida para nada, ya que sé que lo que hago lo hago con respeto y mucha dedicación, pero sí soy parte de las que aprendió de Emilia Tepano, quien sí fue aludida en la entrevista.


Sin embargo, ese no fue el punto que me llamó más la atención, cuando el entrevistado habla del "invento de la sororidad", personalmente no me gusta la palabra sororidad y suelo no utilizarla ya que está manoseada y a veces se habla de sororidad cuando no la hay, pero cuando dijo con tanta liviandad "meter la danza tahitiana como terapia ocupacional" como burlándose, ahí sí que me hizo ruido, ¿quién publica clases de Ori Tahiti como terapia ocupacional? no lo sé, pero lo que sí sé es que gracias a esta danza muchas mujeres se han sanado, y lo sé porque lo he visto con mis propios ojos, lo sé porque mujeres me han dicho "antes ni siquiera me miraba al espejo, ahora me encanta mirarme bailando" o "ahora me quiero, me siento linda bailando, me aprendí a querer" o "gracias a la danza he superado mis inseguridades", para qué seguir si son muchas, yo no soy psicóloga ni terapeuta ocupacional, yo lo único que hago es transmitir lo que sé de esta danza y permitir que muchas mujeres vean lo lindas que son, lo que pueden llegar a hacer moviéndose y expresándose libremente en una sala de clases y mejor y más desafiante aún, en un escenario.


El entrevistado dijo, y comparto completamente, que esto es una disciplina, lo cual está más que claro, si no te esfuerzas, si no practicas, si no eres disciplinado y constante, no vas a poder bailar, nadie dice que es fácil... pero decir que el folklore no puede estar al alcance de quien quiera aprender esta disciplina sólo para salirse de su rutina, para mover el cuerpo, para aprender sin ansias de llegar a ser una gran bailarina, que mejor tome clases de Zumba, PLOP! Argumentando que el folklore es la identidad de un pueblo, de una raza, lo cual es cierto, pero ¿qué hace pensar que por ser parte de una cultura determinada está vetada para el resto de la humanidad? que yo sepa nadie se ha querido apropiar de una cultura o dárselas de polinésicos cuando no lo son.


Hay un filósofo indio, Krishnamurti, a quien admiro, planteó temas que me hacen mucho sentido. Les dejo esta reflexión: "Uno es el mundo, no está separado del mundo. No es americano, ruso, hindú o musulmán. Uno no es ninguna de estas etiquetas y palabras, uno es el resto de la humanidad porque su consciencia, sus reacciones son similares a las de los demás. Puede que hable un idioma diferente, tenga diferentes costumbres, eso es la cultura superficial, todas las culturas aparentemente son superficiales pero su consciencia, sus reacciones, su fe, sus creencias, sus ideologías, sus miedos, ansiedades, su soledad, sufrimiento y placer son similares al resto de la humanidad. Si usted cambia, eso afectará a toda la humanidad". - Krishnamurti


"Es nuestra tierra, no es suya, mía o de él. Se supone que tenemos que vivir en ella, ayudarnos unos a otros, no destruirnos. Eso no es ningún disparate romántico sino un hecho real. Sin embargo, el hombre ha dividido la tierra esperando encontrar así, en lo particular, felicidad, seguridad, sensación de bienestar duradero. A menos que se de un cambio radical y eliminemos todas las nacionalidades, las ideologías, las divisiones religiosas para establecer una relación global, primero psicológica, internamente, antes de organizar lo externo, seguiremos con las guerras. Si herimos a otros, si matamos a otros, ya sea por ira o mediante el asesinato organizado llamado guerra, cada uno de nosotros, que es el resto de la humanidad, no un ser humano separado del resto de la humanidad, se destruirá a sí mismo". - Krishnamurti




28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page